Cuba, del 5 al 18 d’abril de 2017: últimes hores a i retorn cap a casa l’Havana (16 i 17 d’abril de 2017; dies 13 i 14) (i II)

Exhibiciones
Las salas del Museo Nacional Historia Natural están destinadas a promover el conocimiento sobre la naturaleza, a la vez que apuntan a la necesidad de cuidar y preservar las riquezas naturales.
Los espacios expositivos se dividen en diferentes muestras:
•          El Museo por Dentro: enseña el trabajo científico y museológico que permite organizar las exhibiciones, mantenerlas y mejorarlas sistemáticamente. En ella se recrea una hipotética expedición al mundo natural, a la vez que se muestra la diversidad de objetos que conforman las colecciones.
•          Historia de la Tierra y de la Vida: ofrece una panorámica general de la evolución del planeta y de los procesos que dieron como resultado la aparición de la vida terrestre y su desarrollo hasta el surgimiento de la especie humana.
•          Mamíferos, Aves y Reptiles de Otras Partes del Mundo: expone ejemplares de diversas zonas geográficas. Con un montaje museográfico apoyado en luces y sonidos, asegura un breve recorrido en el que se pueden apreciar representantes de la fauna de todos los continentes.
•          Naturaleza Cubana: constituye un espacio expositivo dedicado al origen de Cuba y su geografía en el pasado. Se muestran aquí prototipos de los minerales típicos de la isla, de los ecosistemas que existieron, así como una amplia representación de la fauna actual, tanto marina como terrestre.
Patrimonio Cultural
El Museo atesora y explota socialmente tres conjuntos de objetos considerados componentes del patrimonio cultural de la nación cubana: colecciones taxonómicas (48743 ejemplares), fondos de exhibición (1839 exponentes), y fondos documentarios (233 documentos).
Los dos primeros son conjuntos de objetos extraidos de la naturaleza (minerales, rocas, fósiles, plantas, y animales), que, por razones de índole técnica y funcional, los museos de historia natural tratan diferenciadamente según el tipo de explotación social a que son sometidos: explotación científico-investigativa en el caso de las colecciones taxonómicas (objetos para adquirir conocimientos), cuya formación y crecimiento responden al gráfico de recolección metódica, y explotación educativo-cultural en el caso de los fondos de exhibición (objetos para mostrar conocimientos adquiridos), cuya formación y crecimiento responden al proyecto de exhibición.
Por su parte, los fondos documentarios comprenden objetos resultantes de la creación humana: documentación asociada a las colecciones taxonómicas (los diarios de campo), y documentación relativa a la historia de la Historia Natural en Cuba, la vida de naturalistas cubanos, y la historia del Museo.
Otras áreas públicas del Museo
Por otra parte, el Museo pone a disposición del visitante, la Sala Infantil Colibrí, que, dirigida fundamentalmente a niñas y niños, tiene un carácter lúdico, y sirve de espacio al desarrollo de actividades para la educación de este sector de los visitantes del Museo, en el amor a la naturaleza.
Asimismo, la Sala de Video Almiquí, apoya, con una programación sistemática, la proyección de materiales audiovisuales didácticos vinculados al tema central sobre el conocimiento y cuidado de la naturaleza.
El Museo cuenta además con la Biblioteca Especializada Miguel L. Jaume. Con más de 3 000 títulos de libros, publicaciones seriadas, y más de 3 000 separatas de artículos, los fondos de la Biblioteca Jaume, se relacionan fundamentalmente con temas de historia natural, conservación de colecciones y museología en general. Además, atesora documentación patrimonial entre la que se encuentra una colección de láminas de peces cubanos y de la costa atlántica de América Tropical, pintadas por Otto Siepermann a pedido del Dr. Carlos de la Torre, y, la colección cerrada de fondos de Miguel L. Jaume.
El Centro Docente, es una fortaleza del Museo que se desarrolla a plenitud y a partir de aprobarse el Museo como centro autorizado a impartir docencia oficial en el país. Las potencialidades reales de sus curadores, museólogos, y especialistas en general, aportan un variado e intenso programa docente cada año.”
Hi ha un munt de mainada que el visita i molt d’ambient. Pels cubans el preu és barat, 3CUP, mentre que per la resta, 3 CUC; i si vols tirar fotografies, el preu puja bastant més. El museu en sí és molt didàctic i interessant i s’hi mostren tot tipus d’animals, bàsicament. Alhora també hi ha història del país i conta les zones biològiques més interessants del país, com ara la Ciénaga de la Zapata, que vam visitar l’any anterior. Després d’una estona de visita, marxo i continuo perdent-me pels carrers. Passo per davant de la mítica “Bodeguita del Medio”, miro carrers i gent, em perdo, m’empapo de la ciutat. A l’hora acordada ens comencem a trobar ja tots. Fem una última visita al mercat de llibres de la plaça d’Armes, que ara s’ha traslladat a un solar contigu. Els llibreters i antiquaris no els hi agrada gaire el nou lloc, ja que hi arriben menys turistes. A dins, però, hi ha moltes relíquies literàries úniques. Algunes, però, són a preus molt abusius, mentre que d’altres són més econòmiques. Ens trobem junts a la pizzeria “Don Julio”, a on mengem l’última pizza deliciosa, per aquesta vegada, a l’Havana. Per pair, anem a prendre un cafè a un bar del cafè Muralla a on ja havíem estat el primer dia.. I tot xino-xano, mentre una pluja estiuenca ens saluda, anem a buscar un taxi per retornar cap al pis, a on ens dutxem i ens preparem per marxar. Primer ho fa una de les integrants de l’expedició, mentre que els altres esperem una estona més tot prenent una fresca Cristal amb vistes a “El Malecón” i veiem com es pon el sol a l’Havana. Finalment, a l’hora acordada, tornem al pis a on hem dormit, a on ve la propietària, que ens porta a l’aeroport, previ pagament. De camí ens explica que fa molts anys que viu al país i que malgrat tot, li agrada. És interessant el seu punt de vista i conèixer la seva història. Finalment, ens deixa ja a l’aeroport, a on fem una llarga cua abans de poder facturar les maletes i acomiadar-nos del que marxarà una estona després. Ja dalt de l’avió, queda poc més que menjar i dormir fins que arribem a París, a on no tenim gaire temps per passar els controls (la gendarmeria ens pregunta d’on venim i quants puros portem) i pujar a l’avió que ens traslladarà de manera definitiva a terres catalanes. Un nou viatge a Cuba, que espero que no sigui el darrer, amb un molt bon regust de boca, però amb un deix de tristesa en veure que la gent que es dedica al sector serveis és molt més mal educada i prepotent que en anys anteriors. Cuba, un paradís preciós, però que ha de vigilar amb el turisme, que li pot fer perdre l’essència del que és.... Malgrat tot, fins ben aviat, Cuba libre!
 (La fotografia correspon al Malecón)



Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

"Hivern", un poema de Miquel Martí i Pol

Una rondalla popular valenciana: el jove que volia córrer món i fer fortuna

“Jo soc aquell que va matar Franco”, de Joan-Lluís Lluís