Cuba, del 5 al 18 d’abril de 2017: últimes hores a i retorn cap a casa l’Havana (16 i 17 d’abril de 2017; dies 13 i 14) (I)

Passo bastanta calor a l’habitació, ja que en alguns moments el ventilador que ens ha de servir d’ajuda no fa gaire bé la seva funció...Ens llevem i avui sí que no ens han ofert ni la possibilitat de poder esmorzar, així que decidim buscar-nos la vida... De totes maneres volem anar a canviar diners per comprar alguns últims records, però la cua és enorme i ens dividim per tal que, mentre uns esmorzin, els altres facin cua i viceversa. A la cua hi ha alguns cubans que ens comminen a anar a fer el canvi en un hotel, a on cobren una bona comissió, però ho declinem. Quan busquem un lloc per fer el primer àpat del dia, però, comencem amb mal peu, ja que al bar del costat de l’oficina de canvi no hi ha ni cafè. Caminem una mica i trobem un bar a on posa que fan esmorzar català, però encara està tancat. Veient el panorama, optem per tornar a retrobar-nos amb els amics, que just acaben de fer el canvi de moneda. Junts anem a un bar a esmorzar, però triguen moltíssim a portar-nos les coses, ja que els hi manquen ingredients. Algú de nosaltres opta per anar a una fleca a comprar algunes pastes i les ajuntem amb el cafè que, quan ja estem a punt d’aixecar-nos, ens serveixen. Tot seguit anem a un mercat local d’artesania, que gairebé està buit. Els venedors, àvids de clients, es fan molt i molt pesats i et recriminen que no els hi compris. Et tiren a la cara que tu pots viatjar i que ells no, que som uns egoistes, etc. Tenen la percepció que som rics,  i és tot el contrari. Al final, marxem, comprant molt menys del que hauríem pogut comprar de souvenirs si el tracte hagués estat diferent, sense coaccions ni retrets. Agafem un taxi i ja ens dirigim directament a la plaça d’Armes, el lloc des d’on ens endinsem a la vella Havana. Com que tothom té interessos diferents durant les nostres últimes hores en terres caribenyes, ens dividim. Primer opto per anar a un mercat d’artesania, de nou, però de ben poc em firo. Tot seguit em dirigeixo al Museu d’Història Natural del país (http://www.mnhnc.inf.cu/; http://www.visitarcuba.org/museo-nacional-de-historia-natural-de-cuba; https://es.wikipedia.org/wiki/Museo_de_Historia_Natural_de_La_Habana)  , que també està situat a la mateixa plaça d’Armes. A Internet s’explica que (https://www.ecured.cu/Museo_Nacional_de_Historia_Natural ) :” Museo Nacional de Historia Natural de Cuba. Es una institución científico, cultural, especializada en la historia natural que genera colecciones de estos perfiles, las estudia, y socializa principalmente a través de exhibiciones. Ubicado en la Plaza de Armas, en el centro histórico de la Habana Vieja, abrió por primera vez al público, el 26 de mayo de 1964, en áreas del Capitolio habanero.
El Museo tiene como misión esencial colectar, investigar, conservar, y exhibir objetos naturales para promover el conocimiento científicos y cultural de la naturaleza.
Historia
En 1960 se anuncia la intención de crear el Museo Cubano de Ciencias Naturales, y se forma por indicación de Fidel Castro, la denominada Comisión para la Creación del Museo Cubano de Ciencias Naturales, presidida por el capitán Antonio Núñez Jiménez e integrada por naturalistas y otros intelectuales. Entre los primeros, destacan las personalidades de Miguel Luis Jaume, malacólogo, y Gilberto Silva Taboada, zoólogo.
La Comisión, desde su creación se encargó de reunir a los curadores y otros especialistas que conformarían el equipo de trabajo del Museo, así como, reunir colecciones dispersas en el país, tanto de instituciones como la Real Academia de Ciencias, y centros escolares nacionalizados que poseían colecciones docentes de historia natural, como colecciones privadas cuyos propietarios, marcharon del país. El 26 de mayo de 1964 quedó inaugurado y con ello, abiertas al público cubano y extranjero 26 salas de exhibiciones que abarcaban perfiles zoológicos, botánicos, geológicos, etnográficos y arqueológicos. Su nombre pasó a ser Museo de Ciencias Felipe Poey.
Entre los espacios expositivos más visitados y populares entre el público cubano, se encontraban la reproducción a escala natural de la Cueva número 1 de Punta del Este, de la Isla de la Juventud, caracterizada por las pictografías aborígenes que conserva, y el planetario.
La institución se reorganizó sustancialmente en 1986, para convertirse en Museo Nacional de Historia Natural. Se impulsaron las labores de formación de colecciones y las investigaciones tipológicas (geología, paleontología, botánica, y zoología). Además, se hicieron estudios para proyectar el trabajo de conservación de colecciones científicas en las peculiares condiciones climáticas del archipiélago cubano, así como, la elevación del rigor profesional del trabajo educativo y cultural de la institución.
En 1990, el Museo se destina a otro inmueble, en el centro histórico de La Habana. Esta renovación incluía la adaptación del nuevo edificio a las exigencias funcionales de la institución cultural. En ese momento de su desarrollo, el Museo se involucra en proyectos de envergadura internacional, incrementa su trabajo de campo en el territorio cubano y antillano con el consiguiente crecimiento de sus colecciones científicas, y extiende su programa de difusión para la sensibilización con los temas medioambientales.

Fue el 6 julio de 1999 cuando el Museo Nacional de Historia Natural reabrió sus puertas, en su nueva sede, en la Plaza de Armas, centro histórico de la Habana Vieja. (Continuarà)
(La fotografia correspon al museu de la història natural de Cuba)


Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

"Hivern", un poema de Miquel Martí i Pol

Una rondalla popular valenciana: el jove que volia córrer món i fer fortuna

“Jo soc aquell que va matar Franco”, de Joan-Lluís Lluís